miércoles, 8 de abril de 2009

INSOMNIO EN NIÑOS



Existen varios factores que pueden provocar insomnio en los niños. Entre los más importantes se encuentran:

• Errores en la dieta: Es la causa más frecuente. En los bebés, una alimentación demasiado rica en harinas y el exceso de leche, y en los más grandes, demasiado consumo de azúcar y grasas pueden ocasionar trastornos digestivos que perturban el sueño.

• La sobreexcitación: En muchas ocasiones nosotros los padres, al llegar del trabajo, jugamos y estimulamos a los niños demasiado. Esto provoca una sobre excitación que les impide conciliar el sueño. Ir a la cama les resulta en una privación de la compañía de sus padres, por eso los niños se niegan a ir a la cama.

• El estrés, la ansiedad: Hay sucesos de la vida cotidiana en que los niños le crea ansiedad o estrés, como ingresar a la escuela, las clases o el viaje de vacaciones. La televisión y el cine, que hacen trabajar la imaginación, también pueden ser responsables de miedos nocturnos que tampoco les permite dormir.

• Las enfermedades: Un resfríado, la salida de los dientes, puede perjudicar el sueño pasajero, que desaparece junto con la causa.

Claves para eliminar el insomnio en niños

Como pueden ser varias las causas, también son las soluciones para estos problemas. Sin embargo, hay varias reglas para enseñarles a dormir a los niños. Son las siguientes:

• Tenga en cuenta que no todo los niños tienen la misma necesidad de sueño. Hay algunos que solo se reponen con 8 horas, pero hay algunos que necesitan 12 horas. Recuerde tener en cuenta el horario de su hijo para solucionar este problema.

• Mantenga un comportamiento regular respecto a los horarios para acostarse. Todos los niños necesitan tener claro cuando se apaga el televisor y cuando comienza los preparativos para ir a la cama.

• Es recomendable que estén en su propia cama y si es posible en su propio cuarto. Durmiendo con una simple pijama y arropado con sábanas o mantas liviana para sobrecalentamientos perjudiciales.

• Haga un ambiente liviano y agradable para inducir al sueño. Puede dejarse una lucecita encendida en la habitación, pero lo fundamental es infundir confianza en el niño a través de una conducta afectuosa.

• Evite los sueños peligrosos. Alrededor de los 6 años, los niños suelen tomar conciencia acerca de una serie de conceptos importantes y profundos, tales como violencia, enfermedad y muerte. Incluso, se ven abrumados por las numerosas implicaciones de este término. En estos casos, los sicólogos aconsejan que las rutinas que mencionamos anteriormente incorporen actitudes especialmente relajantes. Otra manera es recordarle alguna actividad divertida que llevarán acabo al día siguiente, inmediatamente de apagar la luz de la habitación.

Recuerde que no importa el método que usted utilice para dormir a su niño. Hágale saber que el dormir le ayudará a su crecimiento y a reponer la energía para el día siguiente. Y que haga una rutina agradable como lo es el dormir. Si usted como padre observa que lleva varios días con el insomnio y a tratado varias alternativas y está afectando la salud del niño, consúltelo con su pediatra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada